13 mayo 2020

El Municipio de Chajarí elevó a la provincia un protocolo de bioseguridad para la apertura de bares y restaurantes
Si bien se trata de actividades no autorizadas por el DNU N°408/2020, desde el gobierno local se solicitó a la provincia que tramite, ante Nación, la excepción, considerando que la situación sanitaria de Entre Ríos está aún en fase de contención y que se viene trabajando en la apertura progresiva de la medida de aislamiento social preventivo.

El Decreto de Necesidad y Urgencia N°408/2020 enumera, en el artículo 4°, qué actividades, comercios y servicios no pueden exceptuarse del aislamiento social, preventivo y obligatorio, y, en este sentido, los bares y restaurantes están encuadrados dentro de los mismo, según lo dispuesto por el Gobierno Nacional. No obstante, teniendo en cuenta que el aislamiento cambia en cada etapa y tiende a asumir particularidades de acuerdo con la situación sanitaria de cada provincia o región, desde el Municipio de Chajarí se entiende que, siempre que Entre Ríos se mantenga en “fase de contención” de la pandemia, o las localidades no tengan casos confirmados de Covid-19, se podría avanzar en la autorización para que este tipo de establecimientos puedan funcionar bajo ciertos compromisos y con la aplicación de protocolos de bioseguridad.
En relación a esto, el protocolo de bioseguridad que el Gobierno local elevó a Provincia, indica que el beneficio alcanzaría a bares, restaurantes y comedores con habilitación municipal. Los mismos quedarán sujetos a lo que estipule el Municipio, mediante Decreto de aprobación del protocolo una vez autorizado por Nación o Provincia. Asimismo, en lo que respecta a los días y horarios de funcionamiento, sería de jueves a domingo, de 11 a 15 horas y de 20 a 00.
El titular del comercio, por su parte, deberá asumir el compromiso de desinfección de la mercadería, previo al ingreso del establecimiento. También, se recomienda contar con cartelería de prevención del Civod-19, fuera del establecimiento y se deberá garantizar la limpieza y desinfección de la vereda, con agua y lavandina, al menos 3 veces por día: a primera hora de la mañana, al mediodía y al atardecer. De la misma manera y antes de iniciar la jornada laboral, en la medida de lo posible, se deberá comprobar la ausencia de sintomatología en el personal (no tos, no problemas respiratorios, no fiebre), como así también verificar la temperatura que deberá ser menor de 37ºC. En caso de presentar algún síntoma, se recomienda dispensar a los trabajadores de la concurrencia al lugar de trabajo e informar a las autoridades sanitarias locales. El mismo procedimiento deberá aplicarse con los clientes.
Asimismo, se sugiere trabajar con turnos de atención previamente asignados y, en el sector de ingreso al establecimiento, se debe disponer de elementos de higiene para el lavado y desinfección de manos, tales como alcohol en gel, sanitizantes o soluciones de similar tipo. Además, se proveerá de servilletas descartables, cesto de basura (para las servilletas) y una alfombra de acceso constantemente humedecida con lavandina para los calzados. Para la atención de clientes adultos mayores, se podrá instrumentar horarios especiales de servicio, independiente del desarrollo de las demás actividades para otros públicos.
Siguiendo la misma línea, el responsable deberá garantizar la distancia social dentro de su establecimiento, evitando aglomeraciones, y asegurar una distancia mínima de 2 metros entre personas y entre mesas. También, se debe ventilar permanentemente el espacio y fomentar la realización de los pagos con tarjeta de débito o crédito, evitando el uso de efectivo. La higiene de superficies y del establecimiento, en general, deberá realizarse con mayor frecuencia de la habitual, con lavandina diluida en agua. Cada local, además, deberá rellenar una planilla de registro de los horarios de limpieza y responsables de su realización. El modelo de la misma será proporcionado por el Gobierno de Chajarí. La higiene deberá intensificarse en aquellos lugares de uso común, como los baños y sanitarios.
Por otra parte, se recomienda el uso de tapabocas, mentón y nariz para la atención, por parte de propietarios y del personal, y como condición del ingreso de las personas a cada establecimiento. Los clientes deberán hacer uso del mismo en todo momento, excepto cuando se sirva su pedido. La recomendación de uso de estos elementos de barrera se convertirá en obligación en caso que las autoridades sanitarias nacionales o provinciales así lo establezcan. También, se podrá usar mascaras de protección personal, guantes descartables y/o anteojos, en forma combinada con el tapabocas, mentón y nariz. Los cocineros y ayudantes de cocina deberán utilizar obligatoriamente tapaboca, delantal, guantes descartables y cofia. Al momento de cocinar, se deben extremar las medidas de higiene, especialmente durante la preparación y manipulación de los alimentos. Además de limpiar las superficies a utilizar, con detergente y después desinfectar con lavandina (nunca mezclar ya que es tóxico); se debe realizar un correcto lavado de manos con agua y jabón; se debe evitar las contaminaciones cruzadas a través de las propias manos y/o utensilios y evitar toser o estornudar sobre alimentos. El establecimiento trabajará con cartas de menú descartables (fotocopias), pizarras legibles o menú disponible en versión digital accesible desde el smartphone de cada cliente.
Además, el protocolo de bioseguridad menciona, entre otras cosas, que no podrá haber más de 6 personas por mesa y que, en lo posible, se deberá disponer de un sistema de turnos rotativos del personal de trabajo, de modo de reducir la congestión y circulación de personas. Del mismo modo, se debe evitar compartir elementos personales y cambiar y lavar diariamente la ropa de trabajo. Suspender el fichaje con huella dactilar, si hubiere, sustituyéndolo por cualquier otro sistema. También, quienes brindan el servicio de delivery, deben verificar el buen estado y limpieza del contenedor usado para repartir los alimentos, higienizarlos y desinfectarlos. Los trabajadores deben lavarse las manos antes y después de manipular los envases y dinero, o aplicarse alcohol en gel u otra solución sanitizante; lo mismo se debe hacer en casa, al recibir los pedidos. Si la persona que hace el pedido tiene síntomas o se encuentra en cuarentena preventiva, debe informar al proveedor, para que pueda extremar las medidas de precaución.
Finalmente, según lo publicado en el Boletín Oficial, como Decisión Administrativa 766/2020, cabe mencionar que esta medida, de apertura de bares y restaurantes, ya se adoptó en otros lugares del país donde, al igual que en Chajarí, la situación de la pandemia está siendo controlada. Tal es el caso de Mendoza que, hasta el 18 de mayo próximo, está funcionando con la modalidad "pase y lleve" y, luego de dicha fecha, se brindará atención en local. En Salta, por su parte, se habilitó la gastronomía con los debidos resguardos sanitarios y cumpliendo estrictos protocolos de limitación de cantidad de personas en los locales, limpieza y personal en bares y restaurantes. Y, en Jujuy, quedaron exceptuadas confiterías y restaurantes.

(Foto: ilustrativa).

Cargando…
Cargando…