La campaña nacional de vacunación finalizó el viernes 30 de noviembre y estaba destinada a niños de 13 meses a 4 años.
Personal del área de Salud atendió durante todo el período de la Campaña en los Centros de Salud municipal, que comenzó el 1 de octubre. Además se recorrieron los jardines con el fin de abarcar la mayor cantidad de población que debía aplicarse dichas dosis, alcanzando a un total de 2.012 chicos.
Asimismo, el encargado del área de Salud de la Municipalidad, Dr. Luis Fangi informó que aún quedan algunas dosis y que, si bien terminó la campaña, se seguirán aplicando hasta agotar el stock. También, recordó que los Centros de Salud cuentan con dosis de las vacunas indicadas en el calendario nacional y algunas para la meningitis.
La campaña de vacunación se realizó en todos los Centros de Salud Municipales sin necesidad de solicitar turno, atendiendo por orden de llegada, de manera gratuita, y sin requerir orden médica. La acción estuvo destinada a reforzar la protección frente al sarampión, la rubéola y las paperas, a través de la aplicación de la vacuna conocida como triple viral.

Centros de Salud Municipales

El Gobierno de la Ciudad cuenta con los siguientes Centros de Salud. Centro de Salud Nº 1 “Angelita Tagliapietra” ubicado en Artigas 1450 entre Rivadavia y 3 de Febrero (422154); Centro de Salud Nº 2 “Dr. Héctor Crosa” ubicado en Pancho Ramírez y Perú (424417) y Sala del CIC, en Moreno y Cepeda (426380). En los dos Centros de Salud el horario de vacunación es de 9 a 18 hs y en el Centro Integrador Comunitario (CIC), de 9 a 17 hs.

¿Por qué se la denomina triple viral?

La vacuna que se aplicó durante esta campaña se denomina triple viral ya que protege contra el sarampión, la rubéola y la parotiditis o paperas. Se trata de una vacuna de virus atenuados que se utiliza regularmente en Argentina y el resto del mundo, con una gran experiencia en su uso seguro. Con respecto a la posibilidad de eventos adversos, con poca frecuencia pueden observarse fiebre, erupción cutánea y ocasionalmente la aparición de adenopatías. Todos estos cuadros mejoran espontáneamente sin dejar ningún tipo de secuelas.
El sarampión es una enfermedad viral altamente contagiosa que provoca pequeñas manchas rojas en la piel, fiebre y síntomas respiratorios, además de una importante disminución de la inmunidad, lo que facilita la aparición de otitis, neumonía, convulsiones, encefalitis e incluso la muerte.
La rubéola, por su parte, se caracteriza por la presencia de fiebre, erupción en la piel y ganglios agrandados (principalmente en el cuello y detrás de las orejas). Cuando una mujer embarazada susceptible se expone al virus puede llevar a muerte fetal y neonatal y al síndrome de rubéola congénita con graves malformaciones en el recién nacido que producen sordera, ceguera y cardiopatías congénitas.
Al igual que el sarampión y la rubéola, las paperas son de origen viral y es una enfermedad que se caracteriza por inflamación de las glándulas parótidas (glándulas salivales). En casos graves, las paperas pueden afectar el sistema nervioso central, el páncreas, los testículos y ovarios y provocar orquitis (inflamación testicular), pancreatitis y encefalitis.
Las tres enfermedades se transmiten por vía aérea, a través de las gotas saliva que se eliminan al hablar, toser o estornudar o por el contacto directo con cualquier objeto contaminado con esas secreciones de la persona que está enferma.