El mismo tuvo lugar este miércoles en la sede del establecimiento que depende del Gobierno de Chajarí. La actividad, además, se concretó en el año de su 30° aniversario, motivo por el cual se entregaron diferentes reconocimientos.
La ceremonia se llevó a cabo a las 10 horas en el edificio de dicha Escuela, y contó con la presencia del Presidente del HCD Marcelo Borghesan, la Directora de Educación Fabiola Fochesatto Brunini, junto a demás funcionarios del gabinete municipal y miembros del Concejo Deliberante, acompañando a los alumnos, docentes y padres.
Conmemorando los 30 años, se hizo una entrega de diplomas reconociendo a la primera directora de la Escuela, María Angélica Guerra; a Nélida Riviello de Todone quien fuera la primera docente del establecimiento; y a Leonides Pezzelatto primer presidente de la Comisión Pro Escuela.
En el marco del cierre de ciclo, se llevó a cabo la entrega de diplomas a los 9 alumnos que este año asistieron al Taller de Panadería, pastelería y chocolatería artesanal.
El acto contó con las palabras de la Directora de Educación Fabiola Fochesatto Brunini, quien en primer lugar hizo llegar el saludo del intendente Pedro Galimberti, ausente por estar realizando gestiones en Buenos Aires.
Al referirse a la Escuela, la funcionaria destacó el trabajo de integración y accesibilidad que se lleva a cabo a través de la misma, reconociendo sobre todo la labor del cuerpo docente, “porque realmente es un trabajo muy loable para destacar, lo que dejan cada día en esta institución”.
Pero en este sentido, Brunini manifestó la necesidad de trabajar en conjunto entre toda la comunidad para lograr mejores resultados, expresando que “creo que esto es un desafío que como Estado, como sociedad, como parte de esta comunidad, nos debemos replantear todos juntos, porque no alcanza con el trabajo que pueda hacer la Escuela, no alcanza con el trabajo que hacen muchas veces a pulmón los docentes que están trabajando acá. En este sentido creo que tenemos que pensar como sociedad hacia dónde vamos, cuáles son los desafíos y cómo podemos empezar a trabajar todos juntos para lograr mayores condiciones de accesibilidad, que la comunicación no sea un obstáculo”.
Continuando con su alocución, Brunini también hizo mención a los responsables de que hoy exista la Escuela Municipal de Sordos, a quienes hay que “agradecerles porque sin esa iniciativa no hubiese sido posible que hoy estemos todos nosotros acá”.
Por último, reconoció que “el hecho de que hayan pasado 30 años, y en el medio hayan pasado diferentes colores políticos, hace también referencia que hubo una política de Estado en materia de inclusión, de inclusión de la comunidad sorda” culminó, invitando a seguir trabajando para este fin.
Durante la ceremonia, también tomó la palabra la Directora de la Escuela, Prof. María Fernanda Zambón, quien recordó los inicios de la misma “que fue creciendo, transformándose, enfrentando nuevos desafíos, transitando diferentes caminos, con aciertos y desaciertos, pero con la convicción de brindar, siempre, lo mejor para la comunidad sorda”. También reconoció a todas las personas que pasaron por la institución a lo largo de estos 30 años. “Es un orgullo para mí honrar y agradecer de corazón a todas esas personas que han transitado en estos años dejando un granito de arena, con su labor, para que hoy sea posible celebrar”, manifestó.
Representando a los ex alumnos, se dirigió a los presentes Leticia Zambón, quien, con la ayuda de una intérprete de lenguas de seña, compartió su experiencia con todos los presentes.
Luego del acto formal, los presentes compartieron un lunch preparado para la ocasión con platos realizados en el taller de pastelería.