Este 14 de enero se cumple el centenario del nacimiento de Max Wendler. En este marco las Direcciones de Comunicación y de Educación, del Gobierno de Chajarí, realizaron la publicación de la obra “Max, el cura de mi pueblo”, autoría de Daniela Zanadrea y Cecilia Capovilla.
Se trata de una publicación de 30 páginas que se realizó en el marco de la Ordenanza Nº 1637/169 del Honorable Concejo Deliberante, por intermedio de la cual se creó el Programa Municipal “Huellas nuestras”, para la divulgación de investigaciones históricas de la ciudad y la región. La misma fue producida por el equipo de Comunicación Estratégica y Medios Públicos del Gobierno de Chajarí.
“Nos convocan los 100 años de nacimiento del Padre Max. Este 14 de enero de 2018 estamos recordando a uno de los curas que dejó marcas, que sentó bases, que marcó un camino de evangelización y que sus obras supieron y saben dar testimonio de ello”, inicia diciendo esta publicación. Del mismo modo, a lo largo de sus páginas hace hincapié en la vida del Padre Max, en su llegada a la ciudad y, también, se comparten varias fotografías de su vida.
El Siglo XX lo vio nacer, formarse y madurar, al calor de las diferentes etapas por las que atravesaron la Nación y la Iglesia Argentina. Este año, en que se cumple el centenario del nacimiento del Padre Max, descubrimos a un hombre que vivió con gran sencillez y total desprendimiento de vida sacerdotal. Por último, cabe agregar que el domingo 14 de enero se hará una misa en la Parroquia Santa Rosa de Lima con motivo del centenario del nacimiento del Padre Max Wendler. En el atrio habrá una exposición de fotos, objetos y se presentará un folleto sobre su vida. Asimismo, concelebrará la misa junto al Padre Pablo el Padre Hugo Grimaux

Padre Max

Max Marcelo Wendler Dobler, nació en Paraná, Entre Ríos, el 14 de Enero de 1918. Tenía 14 hermanos y sus padres fueron Ana Dobler y Clemente Wendler.El 18 de diciembre de 1943 se ordenó como Sacerdote, iniciándose así en la vida religiosa. En 1944 llegó a San José de Feliciano como Teniente Cura; en 1947 fue trasladado a Rosario del Tala y en 1959 arribó a nuestra ciudad como Cura Párroco.
En Chajarí, fundó la escuela Nº40 San Antonio, la escuela de Capacitación Laboral N° 132 Tuparaí, la escuela Nº53 María Auxiliadora, la escuela Nº41 San Martin y la escuela Nº37 La Fraternidad, entre otras instituciones. Murió el 13 de agosto de 1999 a las 20:30 horas.
Fue prohombre muy comprometido, formó parte de la comunidad religiosa y educativa Chajariense y de la región del norte entrerriano. Algunos de sus dichos populares que han quedado en la memoria colectiva son: No hay Santo sin pasado ni pecador sin futuro; Cuando echamos a Dios por la ventana entra el diablo por la puerta y Yo les dejo lo más preciado, mi alma.