Bromatología 22 diciembre 2017

El municipio brinda recomendaciones para una alimentación segura y saludable en las fiestas
Los consejos, elaborados por el área de Bromatología, apuntan a lo que tiene que ver con la compra segura, la conservación y preparación de los alimentos.

Los consejos, elaborados por el área de Bromatología, apuntan a lo que tiene que ver con la compra segura, la conservación y preparación de los alimentos.
En estas épocas existe un factor común relacionado con la manipulación y conservación de los alimentos, entre ellos están las altas temperaturas del ambiente, la preparación de abundantes cantidades de comida, y la anticipación con la que éstas se preparan.
Por lo cual, desde Bromatología del gobierno de la Ciudad se propone compartir recomendaciones para garantizar una alimentación segura y saludable durante las festividades.

Compra segura

Seleccione el establecimiento donde realiza sus compras: considere que se encuentre en orden y con correcta limpieza de las instalaciones en general, como así también la higiene del personal.
El orden en el carrito: comience colocando los productos no alimenticios y los no perecederos y deje para el final los productos perecederos fríos y congelados como lácteos, carnes, aves y pescados.
Compruebe que la carne de origen bovino presente color rojo cereza (los colores café, al igual que el tinte oscuro, indican que los procesos de deterioro de la carne han comenzado), la carne de cerdo tiene naturalmente un color rosa pálido y la de ovino rojo claro.
Si selecciona cortes envasados al vacío, verifique la ausencia de burbujas. La presencia de burbujas; indica que el proceso ha sido defectuoso; mermando considerablemente la vida útil del producto. Tenga en cuenta que por las características del proceso, el corte debe presentar coloración rojiza oscuro.
Observe la fecha de vencimiento de los productos. No compre productos sin fecha de elaboración, marca o número de registro.
No compre productos cuyos envases se encuentran dañados.
Separe los alimentos de acuerdo a su tipo: tenga presente que los jugos de algunos productos pueden contaminar a otros (separe las carnes crudas de los productos listos para consumir y las verduras).
No ponga en la misma bolsa productos de limpieza con alimentos.
Minimice el tiempo que transcurre desde que compra sus alimentos hasta que los coloca en la heladera: Nunca debe superar las dos horas.
Evite colocar los alimentos en zonas calientes, como por ejemplo cerca del motor del auto o al sol.
Si usa bolsas reutilizables, manténgalas en buen estado de conservación y límpielas regularmente.

Higiene y conservación de los alimentos

Lave sus manos con jabón antes de la preparación de cualquier alimento, ya que pueden constituirse en fuente de contaminación.
Es importante mantener las mesadas y los utensilios limpios y poder contar con tablas de picar diferenciadas: una para los alimentos crudos (carnes, pescados y aves) y otra para aquellos alimentos que están listos para consumir (carnes cocidas, frutas, verduras lavadas, verduras cocidas, etc.).
En la preparación de los alimentos hay que asegurarse de que las carnes estén bien cocidas. En el caso de los vegetales, que estén bien lavados con agua potable.
No deje alimentos cocidos a temperaturas ambiente por más de 2 horas.
Enfríe lo más pronto posible los alimentos cocinados y los perecederos (preferentemente bajo los 5º C).
No guarde las comidas preparadas por mucho tiempo, ni siquiera en la heladera. Si son platos como pasta, arroz, lentejas o patatas pueden mantenerse en un máximo de 5 días. Platos con carne, pescado o huevo, no sobrepasar los 2 días para consumirlos. Siempre en la heladera.
No descongele los alimentos a temperatura ambiente. Esto debe realizarse a temperatura controlada bajo refrigeración y consumirse en un plazo máximo de 24 horas.

Cargando…
Cargando…
Cargando…