Ciudadanía e Inclusión,Salud 14 diciembre 2017

Intervención artística de chicos de barrio Citrícola
La misma se realizó en la plazoleta “Hilda Fuchinecco de Copello” por niños y jóvenes del barrio que asisten a los talleres del Centro de Prevención de Adicciones del Gobierno de Chajarí. La presentación será este jueves a las 17:30 horas.

La misma se realizó en la plazoleta “Hilda Fuchinecco de Copello” por niños y jóvenes del barrio que asisten a los talleres del Centro de Prevención de Adicciones del Gobierno de Chajarí. La presentación será este jueves a las 17:30 horas.
Esta actividad, surge a partir de una labor en conjunto con los protagonistas del taller que allí se realiza, con quienes se viene trabajando desde marzo de este año.
El taller tiene por objetivo la prevención desde la contención y promoción de los derechos a través de diferentes actividades recreativas y lúdicas que despierten la creatividad, intereses y motivaciones de los propios actores.
En el mismo se llevan a cabo actividades que pretenden desarrollar estrategias de convivencia que contemplan el vínculo, el respeto y el cuidado entre pares.
Estos trabajos pudieron llevarse a cabo gracias al aporte de la comisión vecinal del barrio Citrícola, y del COPNAF, que contribuyó con la financiación de parte de este proyecto desde el programa “Jóvenes Protagonistas”. Además, los chicos fueron asesorados por el artista Aldo Vercellino.
Esta metodología es la misma que se aplicó con los chicos de barrio Guarumba en la realización del mural “Creando para construir un mundo mejor”, que tiempo atrás se pintó en su salón comunitario.

¿Por qué una intervención artística en un espacio verde?

La iniciativa de realizar una intervención artística en el barrio surgió con el fin de promover la participación y colaboración de los niños, niñas adolescentes y jóvenes del barrio en uno de los espacios que a diario transitan.
En este sentido, se definió realizar diferentes actividades que promuevan un embellecimiento y cuidado del único espacio verde con el que cuenta el Barrio Citrícola, donde se intervinieron las veredas con juegos didácticos, se mejoraron y restablecieron los juegos, se pintaron y realizaron dibujos en los bancos. De esta manera los chicos pudieron desarrollar su creatividad, dejando sus marcas identitarias en su propio contexto.
El sentido de pertenencia, la apropiación del espacio, sus intereses y motivaciones fueron los ejes fundantes para la consolidación e intervención en el barrio.
Es así que, enmarcados en una perspectiva de trabajo comunitario, el Centro de Prevención de Adicciones coordinó esta actividad, buscando generar reconocimiento e identidad en el barrio, apuntando a su vez a la desestigmatización de los protagonistas desde la interacción con la sociedad.

Cargando…
Cargando…
Cargando…