Fue el viernes pasado, en Buenos Aires. Marmo, creador del proyecto “Arte en las Fábricas” y autor de los dos murales gigantes de Evita de las fachadas del edificio del Ministerio de Desarrollo Social (sobre la Av. 9 de Julio en Buenos Aires), manifestó su interés de instalar su obra “El abrazo” en Chajarí.
Alejandro Marmo es un artista plástico argentino de 46 años de edad, nacido en el Partido de Tres de Febrero, Provincia de Buenos Aires. En sus primeros años de vida, en la herrería de su padre, se fue gestando el gusto por el arte que desarrollaría con continuidad y de forma autodidacta a partir de los 20 años.
A mediados de la década de 1990, cuando el sistema industrial se estaba desmantelando en la Argentina, el artista creó el proyecto “Arte en las Fábricas” con la intención de rescatar el rezago industrial de las fábricas abandonadas del Conurbano bonaerense para transformarlo en esculturas.
Con estos materiales y con la colaboración de obreros despedidos del sistema productivo impulsó la creación de obras de arte en fábricas recuperadas, autogestionadas y de origen privado, como una forma de manifestar el lenguaje de los excluidos en plena recesión industrial y dejar testimonio en el espacio público de ese suceso.
Precisamente, las obras que resultan de este tipo de experiencias son emplazadas en espacios públicos dado que para el artista es ahí donde toman verdadera dimensión, al mismo tiempo que los creadores refuerzan así el sentido de pertenencia con el trabajo artístico realizado.
Además, el artista trabaja junto a jóvenes en recuperación, tarea social que lo llevó a conocer y entablar amistad con el Papa Francisco cuando Jorge Bergoglio era aún arzobispo de Buenos Aires.
El arte de Marmo, realizado con desechos de metal, ya ha dejado su sello en el Museums Quartier de Viena, la Universidad Autónoma de Madrid, en Tokio, y en el mismo Vaticano.
Además de los gigantes murales de Evita, este artista realizó los del Padre Mugica y Arturo Juarteche que están en la Avenida 9 de Julio, y a 30 años del Golpe Militar inauguró en el Congreso de la Nación un espacio escultórico con cuatro íconos de nuestra identidad nacional: La Virgen de Luján, Evita, el Trabajador y las Islas Malvinas.
La obra “El Abrazo”, es una escultura que simboliza la unión entre los pueblos. La obra, donada por el artista a instancias del municipio de Merlo, se encuentra emplazada ya en diferentes localidades, incluida en la ciudad de Concordia.
Este trabajo de Marmo forma parte de un proyecto que se propone fomentar el abrazo entre pueblos y culturas. Con esta obra, el artista insta a sumarnos a abrazarnos. “La obra es sólo un símbolo del hermanamiento. Esta es una obra de todos. Les propongo en esta época tan tecnológica acercarnos más, abrazarnos, conectarnos y agradecer”.