Fue en la jornada de este martes. El predio, que ahora forma parte del patrimonio público de la ciudad, tendrá como destino actividades turísticas y educativas.
“Con el acto administrativo que hicimos ayer martes, ante la Justicia, concluye un proceso jurídico-administrativo de un predio que arranca con una declaración de utilidad pública sujeto a expropiación con un destino determinado”, explicó Rubén Dal Molín, Secretario de Gobierno del Municipio local.
En este sentido, hay que decir que los estados como tales, tienen la potestad de hacer posesiones, es decir, de declarar de utilidad pública un determinado lugar y expropiarlo. Por ejemplo: un predio, entre otros. En este caso, “estas hectáreas fueron declaradas de utilidad pública por una Ley Provincial sujeta a expropiación, es decir, no se trata de un proceso sencillo”, dijo Dal Molín. Y continuó, “a partir de ahí, la Municipalidad debe hacer una ordenanza aceptando dicha Ley de expropiación. Luego, debe poner en el presupuesto oficial dinero para pagar lo que se determine y, posteriormente, debe iniciar los trámites para que el Tribunal de Tasación de la provincia, emita un dictamen que indique cuánto vale eso”.
En cuanto a esto, el Secretario de Gobierno aseguró que el Municipio llevó adelante todo el proceso mencionado anteriormente. “Una vez que tuvimos la tasación, dinero que ya teníamos previsto en el presupuesto de este año, le mandamos a decir a los titulares dicho precio puesto por el Tribunal de Tasación y les solicitamos un número de cuenta para hacer el pago correspondiente”, añadió.
Asimismo, Rubén Dal Molín explicó que, en estos casos, lo que contestan los propietarios es que siempre quieren más dinero del que se pretende pagar, según la tasación realizada. No obstante, como el Municipio no puede salir de ese importe, debe asistir a la Justicia, entregarle el dinero y pedir la posesión. “Justamente eso fue lo que hicimos: pusimos a disposición de la Justicia el monto puesto por el Tribunal de Tasación y el Juez autorizó la toma de posesión y se ocupará, luego, de que los propietarios retiren el dinero. Es decir, lo que hicimos ayer fue un acta donde se deja constancia de esto”, explicó el funcionario.
Una vez realizado esto, esas 9 hectáreas ya son parte del Estado Municipal y, en este sentido, cabe mencionar que dicho espacio debe ser utilizado con los fines que se detallan en la Ley Provincial de expropiación. La misma indica que allí se deberán llevar adelante actividades turísticas y educativas, es decir, no podrán realizarse otras propuestas que no tengan que ver con dichas cuestiones.

(Foto: ilustrativa).