Zoonosis 07 abril 2016

Recomendaciones para prevenir la leptospirosis en zonas que sufrieron inundaciones
El Departamento de Zoonosis del Gobierno de Chajarí difunde una serie de recomendaciones, para evitar contagios de esta enfermedad, que se trasmite por una bacteria presente en la orina de ciertos animales como roedores, perros, vacas, cerdos, caballos y especies silvestres.

El Departamento de Zoonosis del Gobierno de Chajarí difunde una serie de recomendaciones, para evitar contagios de esta enfermedad, que se trasmite por una bacteria presente en la orina de ciertos animales como roedores, perros, vacas, cerdos, caballos y especies silvestres.
Leptospirosis. Características
Dado que la bacteria sobrevive en lugares húmedos y protegidos de la luz, el riesgo de contraerla aumenta si se producen inundaciones o al desarrollar actividades recreativas en ríos, lagos, lagunas, arroyos (como nadar, pescar, acampar, o realizar deportes náuticos).
Por ello, debe extremarse el cuidado al manipular elementos de limpieza de baldíos, cunetas y desagües. También, al desmalezar o desratizar se tendrá que contar necesariamente con guantes y botas de goma. Asimismo, se deberá evitar que los niños jueguen en charcos de agua o barro y mantener los patios y terrenos libres de basura, escombros y todo posible refugio de roedores, que son los principales trasmisores de la enfermedad.
Cabe recordar que la enfermedad se manifiesta en principio como un cuadro gripal con fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares y malestar general. En una segunda fase, estos síntomas suelen agravarse. Por ello, es de vital importancia la consulta a un médico en forma inmediata, dado la potencial mortalidad de esta enfermedad.
¿Cómo actuar al regresar a sus hogares después de una inundación?
Al regresar a las viviendas tras una inundación, hay que ventilar y esperar que se sequen bien las habitaciones de la casa. Limpiar y desinfectar con lavandina las paredes, los pisos y otras superficies de la casa como mesadas, alacenas, heladera y juguetes de los niños. Para ello, se debe utilizar una taza del tamaño de un pocillo de café con lavandina o cloro, cada 10 litros de agua (1 balde), y mantener el uso de botas y guantes de goma durante la limpieza.
También es conveniente rociar los muebles tapizados con algún desinfectante y dejar secar al sol. Lavar con agua caliente y detergente toda la ropa usada durante las tareas de limpieza y la que haya estado en contacto con aguas contaminadas o de la inundación. Esta ropa debe lavarse separada de la no contaminada. Después de completar la limpieza, lávese las manos con agua segura y jabón. Mantenga a los niños y mascotas fuera del área afectada hasta que se haya realizado una limpieza completa.

Cargando…
Cargando…
Cargando…